¡Contacta conmigo!

¡Contacta conmigo!

Si tienes alguna duda o algún comentario privado, puedes contactar conmigo a través de mi correo electrónico (alexdoblasmunoz@gmail.com) o de mi cuenta de Facebook (Alex Doblas Muñoz).

martes, 23 de septiembre de 2014

Fácil pero imposible

Si a un perro le enseñamos a morder o a pelear, atacará a cualquier cosa que se le ponga por delante; pero, sin embargo, si le enseñamos a relacionarse con la gente y con los demás animales de manera positiva, puede ser el perro más amigable del mundo. Al igual que si tenemos el mismo animal y lo despreciamos, este puede querer huir o cambiar su actitud por otra más ofensiva; pero, si por el contrario, somos los amos de este fiel animal, lo cuidamos y estamos pendientes de él y su bienestar, puede ser, fácilmente, un animal más cariñoso que cualquier persona podría nunca llegar a imaginar en una personalidad humana.

Esta comparación entre lo positivo y lo negativo en el caso de un perro, podríamos aplicarlo a la raza humana, y es que las buenas influencias y la buena educación siempre marcan la personalidad y las actitudes de las personas. Todo esto me lleva a adjuntar una frase citada por Pitágoras en el siglo cuarto antes de Cristo, antiguo e importante filósofo y matemático griego. Esta dice así:

Educad al niño y no será necesario castigar al hombre.”

Y es que por sencilla que pueda llegar a ser la frase, lleva toda la razón inscrita en sus palabras. Yo opino que las influencias y la educación marcan mucho a las personas, ya que cada uno se tiene que adaptar a la situación del territorio en el que está. Por ejemplo, en unas favelas violentas de una gran ciudad brasileña, lógicamente, un niño no será amable, respetuoso y cordial con los demás, si un día cualquiera lo llevamos al centro de una ciudad moderna de Europa; al igual que un niño criado entre las más altas clases sociales, no sabrá como actuar e interaccionar con las gentes de un barrio marginal de cualquier gran ciudad.


Por esta sencilla reflexión, sería muy conveniente educar con valores y responsabilidades a los niños, pero no tan solo en las clases medias y elevadas, sino en cualquier ámbito territorial y social. Sería la manera más sencilla de conseguir que al llegar a una edad adulta y madura, las personas fueran benévolas para con los demás, con el objetivo de evitar conflictos y problemas que puedan llegar a obligar a castigar al hombre. Pero todos sabemos que esto no sucederá jamás por muy optimistas que nos podamos poner. Y aún que yo haya hecho hoy esta reflexión y tú leído estas humildes palabras tecleadas por un joven realista, el mundo y la sociedad seguirá su curso como lo ha hecho hasta ahora, y así mismo la educación y los castigos convenientes en los diferentes ámbitos sociales.


Y hoy os dejo la canción "Superheroes" de "The Script".