¡Contacta conmigo!

¡Contacta conmigo!

Si tienes alguna duda o algún comentario privado, puedes contactar conmigo a través de mi correo electrónico (alexdoblasmunoz@gmail.com) o de mi cuenta de Facebook (Alex Doblas Muñoz).

lunes, 1 de septiembre de 2014

Ice bucket challenge y postureo

Como es un tema de actualidad en las redes sociales de todo el mundo, me he decidido a hablar sobre ello. Para quien no sepa que es el “Ice bucket challenge”, cosa que se dará en muy pocos casos, ya que está hasta en el telediario de las noticias, es el fenómeno viral del momento en Internet, con un fin recaudatorio y solidario contra el ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una enfermedad neurodegenerativa que causa parálisis y se cobra el ochenta por ciento de las vidas de los que la padecen. Esta afección la sufre Stephen Hawking, físico teórico, astrofísico, cosmólogo y una de las mentes más prodigiosas que hay en este mundo. Él lleva una larga tira de años sobreviviendo al ELA y para mí es un gran ejemplo. El desafío se basa en que si eres retado a hacerlo por alguien que lo ha realizado, debes grabar y publicar un vídeo donde se te vea echándote un cubo de agua helada sobre la cabeza, y así mismo, debes retar a algunas personas más para que también cumplan por la causa. Pero eso sí, debes donar algo de dinero por la causa benéfica.

A mi, personalmente me parece magnífico que se haya echo esta propuesta que está teniendo tanto éxito, habiendo recaudado ya unos setenta y cinco millones de euros para su investigación. Pero lo que me da rabia de verdad es el postureo que hacen algunos solo por ganar un poquito de popularidad o para parecer más “guays”, por así decirlo. He visto unos cuantos casos de gente que lo ha hecho y me da bastante rabia, a parte de pena. Para el que tampoco sepa que es el postureo, voy a hacer una definición rápida: “Manera de expresar comportamientos, más por imagen o por apariencias que por verdadera motivación”. A lo que voy, me parece realmente penoso que alguien haga el vídeo y lo publique por meras motivaciones individuales, en lugar de pensar en el verdadero propósito que hay detrás de toda esta parafernalia. Porque lo que realmente importa es la posibilidad de poner nuestro pequeño grano de arena a base de donaciones para luchar y, con mucha suerte y dedicación, ganarle la batalla a esta enfermedad.

Así que lo dicho, que aun que mis palabras no vayan a servir para convencer a ciertas personas de lo contrario, yo hoy me iré a dormir más tranquilo después de plasmar esto en algún lugar fuera de mi mente, teniendo la certeza, de que al menos muchos opinan exactamente lo mismo que yo.